Anunciantes y plataformas firmaron un acuerdo para frenar juntos los contenidos de odio y acoso distribuidos en las redes sociales.

Grandes plataformas como YouTube, Twitter y Facebook permitirán auditorías externas para brindar a los anunciantes mayor control sobre el contenido que acompaña a sus anuncios.