Xiaomi al fin decidió arriesgarse a concursar en el negocio bursátil, específicamente en la Bolsa de Hong Kong, aunque el estreno no fue todo lo esperado debido a que los márgenes de ganancias y el valor de las acciones estuvieron por debajo de las expectativas de la compañía

De acuerdo a una nota de la AFP que cita como fuente a la agencia financiera Bloomberg, las acciones del fabricante chino de teléfonos inteligentes cayeron en un debut bursátil esperado desde hacía tiempo pero que coincidió con el inicio de una guerra comercial entre Estados Unidos y China.

Al poco tiempo de darse el arranque de la jornada, la referida plaza bursátil reflejaba que las acciones de Xiaomi valían 16,60 dólares de Hong Kong, frente a los 17 dólares de Hong Kong de salida (1,84 euros; 2,7 dólares).

Según Bloomberg, la compañía está valorada en la actualidad alrededor de los 50.000 millones de dólares estadounidenses, una cifra algo llamativa pero aún muy por debajo detrás de las metas aspiradas que son de 100.000 millones de dólares.

La misma fuente indica además en su reporte que, como muestra de lo enrarecido que se tornó el panorama respecto a la empresa, incluso antes de su introducción a la bolsa, inversores ya se mostraban algo desconfiados, vendiendo en los días previos sus títulos con descuento en un mercado “gris” no oficial.

Fundado en 2010 por el emprendedor Lei Jun, el cuarto fabricante mundial de teléfonos inteligentes vivió un ascenso fulgurante gracias a su estrategia inicial de ofrecer dispositivos de alta gama pero asequibles, reduciendo los costos de producción y vendiéndolos directamente en línea.

Aunque el grupo está logrando ambiciosas entradas en algunos mercados emergentes, como India, aún vende la mayor parte de su producción en China, donde fue durante un tiempo número uno del mercado de los “smartphones”, y casi tres cuartas partes de su volumen de negocios proceden de las ventas, pese a registrar una buena cuota de ingresos por concepto de videojuegos.

Xiaomi esperaba en un principio obtener en las bolsas de Hong Kong y Shaghái, en dos entradas distintas, un total de 10.000 millones de dólares estadounidenses. Eso habría sido la mayor introducción en bolsa desde la del gigante chino de comercio en línea Alibaba, en 2014 en Nueva York, y habría dado un valor a la empresa de unos 100.000 millones de dólares.

Al final, Xiaomi entró de momento solo en la plaza hongkonesa.