El fabricante chino de teléfonos inteligentes, Xiaomi Corp, alegó que sus altos ejecutivos enfrentaron amenazas de «violencia física» y coerción durante el interrogatorio de la agencia de lucha contra el crimen financiero de India, según un expediente judicial visto por Reuters.

Los funcionarios de la Dirección de Cumplimiento advirtieron al ex director gerente de la compañía en India, Manu Kumar Jain, al actual director financiero, Sameer BS Rao, y a sus familias sobre las «graves consecuencias» si no presentaban las declaraciones deseadas por la agencia, la presentación de Xiaomi con fecha del 4 de mayo.

Después de que se publicó la historia de Reuters, la Dirección de Cumplimiento emitió un comunicado diciendo que las acusaciones de Xiaomi eran «falsas e infundadas» y que los ejecutivos de la compañía habían declarado «voluntariamente en el entorno más propicio«.

Xiaomi ha estado bajo investigación desde febrero y la semana pasada la agencia india incautó $725 millones de dólares en las cuentas bancarias de la compañía en India, diciendo que hizo remesas ilegales al extranjero «con el pretexto de pagos de regalías«.

Xiaomi ha negado haber actuado mal, diciendo que sus pagos de regalías eran legítimos.

El jueves, un juez escuchó a los abogados de Xiaomi y suspendió la decisión de la agencia india de congelar los activos bancarios. La próxima audiencia está fijada para el 12 de mayo. 

La compañía alega intimidación por parte de la agencia de aplicación cuando los ejecutivos comparecieron para ser interrogados varias veces en abril.

Jain y Rao fueron en ciertas ocasiones “amenazados con consecuencias nefastas que incluyen arresto, daño a las perspectivas de carrera, responsabilidad penal y violencia física si no daban declaraciones de acuerdo con los dictados de la agencia”, según la presentación en el Tribunal Superior del estado sureño de Karnataka.

Los ejecutivos «fueron capaces de resistir la presión durante algún tiempo, (pero) finalmente cedieron ante un abuso y una presión tan extremos y hostiles e involuntariamente hicieron algunas declaraciones«, agregó.

En su comunicado de prensa, la Dirección de Cumplimiento dijo que es una «agencia profesional con una fuerte ética de trabajo y no hubo coerción o amenaza a los funcionarios de la empresa en ningún momento«.

Xiaomi se negó a comentar citando procedimientos legales pendientes. Jain y Rao no respondieron a las consultas de Reuters.

Jain es ahora el vicepresidente global de Xiaomi con sede en Dubái y se le atribuye el ascenso de Xiaomi en India, donde sus teléfonos inteligentes son muy populares.

Xiaomi fue el vendedor líder de teléfonos inteligentes en 2021 con una participación de mercado del 24% en India, según Counterpoint Research. También vende otros dispositivos tecnológicos, incluidos relojes y televisores inteligentes, y tiene 1.500 empleados en el país.

LUCHA POR LAS REMESAS

Muchas empresas chinas han tenido problemas para hacer negocios en India debido a las tensiones políticas que siguieron a un enfrentamiento fronterizo en 2020. India citó preocupaciones de seguridad al prohibir más de 300 aplicaciones chinas desde entonces y también endureció las normas para las empresas chinas que invierten en India.

Los inspectores fiscales allanaron las oficinas de Xiaomi en India en diciembre. Al recibir información de las autoridades fiscales, la Dirección de Cumplimiento, que investiga cuestiones como las violaciones de la ley de cambio de divisas, comenzó a revisar los pagos de regalías de Xiaomi, según muestran los documentos judiciales.

La agencia dijo la semana pasada que Xiaomi Technology India Private Limited remitió moneda extranjera equivalente a 55.500 millones de rupias (725 millones de dólares) a entidades en el extranjero a pesar de que Xiaomi «no había aprovechado ningún servicio» de ellas.

«Cantidades tan enormes en nombre de las regalías fueron remitidas siguiendo las instrucciones de las entidades de su grupo matriz chino«, dijo la agencia.

La presentación judicial de Xiaomi alega que durante la investigación, los funcionarios de la agencia india «dictaron y obligaron» al director financiero de Xiaomi India, Rao, a incluir una oración como parte de su declaración «bajo coacción extrema» el 26 de abril.

La línea decía: «Admito que XTIPL ha realizado los pagos de regalías según las instrucciones de ciertas personas del grupo Xiaomi«.

Un día después, el 27 de abril, Rao retiró la declaración diciendo que «no era voluntaria y se hizo bajo coacción«, según muestra la presentación.

La dirección emitió una orden para congelar activos en las cuentas bancarias de Xiaomi dos días después.

Xiaomi dijo en un comunicado de prensa anterior que cree que sus pagos de regalías «son todos legítimos y veraces» y que los pagos se realizaron por «tecnologías con licencia e IP utilizadas en nuestros productos de la versión india«.

Su presentación judicial indicó que Xiaomi está «agraviada por ser un objetivo ya que algunas de sus entidades afiliadas tienen su sede fuera de China«.

 

Fuente: Reuters