Las consolas de nueva generación de Microsoft, Xbox Series X y S, omitirán los acostumbrados bloqueos por nación, por lo que será posible jugar videojuegos comprados en otros países