Microsoft ha desactivado la comprobación de DRM para los juegos físicos de Xbox One en Series X, que requiere una conexión a Internet para comprobar la compatibilidad del juego y permitir su uso.

La última actualización de ‘software’ de Xbox Series (2208) ha introducido un cambio en la gestión de DRM, un sistema que demanda una conexión a Internet para comprobar la licencia del juego y su compatibilidad, y que es necesario para completar la configuración inicial del mismo.

Este sistema, sin embargo, obligaba a tener activa la conexión a Internet para comprobar la compatibilidad de juegos que en realidad no lo necesitaban, como los físicos de Xbox One. En este caso, la responsable de Ingeniería de Xbox, Eden Marie, ha confirmado en Twitter que la actualización 2208 soluciona este problema.

 

«Hemos examinados los datos desde el lanzamiento de Series X/S y hemos determinado que la comprobación de compatibilidad online no es necesaria en la gran mayoría de casos de los discos de Xbox One», explica la directiva, aunque matiza que «algunos juegos todavía pueden necesitar una actualización online después de instalarlos para asegurar la mejor experiencia».

Este cambio afecta solo a los juegos físicos de Xbox One para Xbox Series X, ya que esta consola tiene disco duro, pero no a los juegos de Xbox 360, que siguen requiriendo la comprobación de compatibilidad.

 

 

Fuente: Portaltic