Window Swap comparte vistas desde las ventanas de diferentes personas en el mundo como una vía de escape durante el confinamiento.

 

Una pareja residente de Singapur inició el proyecto que ya goza de miles de seguidores desde Bielorrusia hasta la India.