Las grandes empresas siguen siendo altamente fiscalizadas alrededor del mundo, sobretodo en lo referente a su cumplimiento de las legislaciones laborales y empresariales. Autoridades francesas multaron a la norteamericana Whirlpool con 134 millones debido a infracciones de la referida empresa de línea blanca y marrón a las leyes de competencia.

Whirlpool indicó el martes que concluyó un “acuerdo preliminar” que prevé una multa de entre 111 y 134 millones de dólares con el ente regulador de la competencia en el país galo. El acuerdo anunciado se dio en el marco de una investigación sobre un presunto cártel entre grandes fabricantes de aparatos electrodomésticos entre 2006 y 2009.

El grupo estadounidense hizo este anuncio durante la publicación de sus resultados trimestrales, afectados por cargas de un total de 860 millones de dólares relacionadas a su reestructuración en Europa y a la sanción francesa.

Los montos todavía podrían variar, ya que quedó especificado que las penas económicas corresponden solo a la primera parte de la investigación y que un segundo capítulo se encuentra en pleno curso.

“La segunda parte de la investigación continúa”, se remitió a mencionar de forma escueta la compañía.

Una nota de la agencia internacional AFP afirma que la autoridad reguladora de competencia no quiso hacer comentarios debido a que la investigación está “aún en curso”.

El fabricante sueco de electrodomésticos Electrolux proporcionó en junio 564 millones de coronas (54,65 millones de euros) en previsión de un posible acuerdo en una investigación abierta por la Autoridad Francesa de Competencia relacionada a las leyes antimonopolio.

El regulador francés lanzó en 2013 una investigación para determinar si las empresas del sector de distribución de productos “blancos” y “marrones” están concertados para influir en los precios en internet y también en las redes de reventa de las principales cadenas minoristas.