Rosabel Meleán

Debemos estar osados pues ya está a la vista WhatsApp Pink, una nueva manera de controlar datos personales y confidenciales de los usuarios del servicio de mensajería WhatsApp.

Esta es no es más que otra versión de la aplicación que brinda una nueva apariencia color rosa a los usuarios que la instalan, pero que al pulsar en el enlace que comparte infecta el móvil colocándolo vulnerable ante hackers.

Estas supuestas versiones premium o especiales de WhatsApp no son nuevas, siempre han estado presentes y se les han ofrecido a usuarios llevando consigo algunas modificaciones como nuevas funciones y otro color para la interfaz, que no están presentes en la aplicación legítima, con el objetivo de engañarlos para obtener un beneficio a cambio.

Para el 2015 también estuvo presente una versión maliciosa de WhatsApp azul, que prometía modificar el color de la interfaz para adoptar el que indica su nombre, pero en su lugar emitía cuestionarios y suscribía a las víctimas a servicios de pago.