La empresa de vehículos autónomos Waymo, propiedad de Google, anunció este martes que pondrá en circulación varios de sus automóviles en Florida (EE.UU.) para probarlos en medio de las fuertes lluvias que se producen en ese estado durante el verano.

Los coches, equipados con radar, cámaras y tecnología láser, transitarán las carreteras entre Orlando, Tampa, Fort Myers y Miami, entre otras, para probar comprobar cómo funcionan los vehículos autónomos bajo esas condiciones climáticas en Florida.

Tras examinar sus autos en difíciles condiciones como las de la nieve en Novi (Michigan), la lluviosa Kirkland (Washington) o la nebulosa San Francisco, Waymo envió a Florida este mes varios Chrysler Pacifica y un Jaguar I-Pace para realizar las pruebas bajo lluvia intensa, reseñó EFE.

Durante los meses de verano, en plena temporada de huracanes de la cuenca atlántica, que va cada año de junio a diciembre, Miami es una de las ciudades más húmedas de Estados Unidos, con un promedio anual de 157,2 centímetros de lluvia y experimentando algunas de las condiciones climáticas “más intensas” de la nación.

“Las fuertes lluvias pueden crear mucho ‘ruido’ para nuestros sensores. Las carreteras mojadas también pueden provocar que otros usuarios de la carretera se comporten de manera diferente”, dijo Waymo en un comunicado.

Esto permitirá comprender las condiciones de conducción “únicas” y cómo la lluvia afecta los movimientos de sus vehículos.

Los planes incluyen, en una primera fase, pasar varias semanas en un circuito cerrado en la ciudad de Naples, en la costa suroeste del estado, donde probarán el funcionamiento de los sensores.

Luego, a finales de mes, llevarán los vehículos a las vías públicas de Miami, donde serán manejados por conductores para así recopilar datos de situaciones de manejo del “mundo real en condiciones de lluvia intensa”.

“La decisión de Waymo de elegir Miami como plataforma de prueba para su tecnología de punta habla de la posición de nuestra ciudad como un centro dinámico para la innovación”, expresó el alcalde de Miami, Francis Suárez, en el comunicado.

Después, los vehículos se dirigirán hacia el centro del estado, donde recorrerán las autopistas cercanas a las ciudades de Orlando y Tampa.