Ubisoft fue atacado por un grupo llamado Egregor. Los hackers

realizaron varias exigencias a la compañía, amenazando con publicar el código fuente de  Watch Dogs: Legion. Al parecer, Ubisoft desestimó las demandas y, presuntamente, Egregor terminó filtrándolo a través de Internet