El anuncio del juego Hogwarts Legacy despertó una serie de ataques hacia la escritora J.K. Rowling por parte de la comunidad LGBTQ.

Warner Bros Games se pronuncia en favor de la autora británica.