Wall Street duda de sus decisiones del día de ayer y provocan caídas en los índices de tecnología e industriales.