VTB informó este martes que se convirtió en el primer banco ruso en lanzar transferencias de dinero a China en yuanes sin utilizar el sistema de mensajería internacional SWIFT que respalda las transacciones financieras a nivel mundial.

La demanda de yuanes en Rusia ha aumentado desde el 24 de febrero, cuando Rusia envió decenas de miles de tropas a Ucrania y Occidente impuso sanciones contra Moscú, limitando su acceso a los mercados del dólar y el euro.

Las sanciones a los principales bancos rusos, incluido el VTB controlado por el estado, han aislado efectivamente a los prestamistas del sistema financiero mundial.

«La nueva realidad está conduciendo a un rechazo masivo del uso del dólar y el euro en los pagos internacionales», dijo el presidente ejecutivo de VTB, Andrei Kostin, en un comunicado.

«El lanzamiento del sistema de transferencia de yuanes simplificará significativamente el trabajo de las empresas e individuos rusos con socios chinos, aumentando la popularidad del yuan en nuestro país», agregó Kostin.

VTB indicó que la cantidad máxima de una sola transferencia de dinero era equivalente a 20 millones de rublos (328.677 dólares) y el límite máximo mensual se establece en 100 millones de rublos. El banco planea comenzar a prestar en el yuan y otras monedas no occidentales a finales de este año.

El mayor prestamista de Rusia, Sberbank, dijo este martes que ya había comenzado a prestar en yuanes, ya que Moscú busca desarrollar su infraestructura financiera en países que no han impuesto sanciones en su contra.

Kostin de VTB también dijo que era necesario desarrollar sistemas de pago como una alternativa a SWIFT, del cual VTB se desconectó en marzo.

Las autoridades occidentales retiraron a los principales bancos rusos de SWIFT después de que Moscú se embarcara en lo que llama una «operación militar especial» en Ucrania que comenzó el 24 de febrero.

Las sanciones han aumentado el uso de la alternativa SWIFT de Rusia, el Sistema para la Transferencia de Mensajes Financieros (SPFS), que fue desarrollado por el banco central de Rusia.

Fuente: Reuters