VMware anunció VMware AppDefense, su innovadora solución para proteger las aplicaciones que se ejecutan en entornos virtualizados o en la nube.

Esta nueva solución de seguridad aprovecha la infraestructura virtual para vigilar si las aplicaciones que se encuentran activas tienen el estado que deben tener, y puede detectar y automatizar la respuesta a los ataques que intentan manipular esas aplicaciones.

También se anunció que las integraciones con soluciones de terceros harán posible que el ecosistema de socios aproveche la visibilidad única que el AppDefense de VMware tiene para las aplicaciones, así como su orquestación de respuestas.

El costo incremental de la seguridad

“La frecuencia y el costo crecientes de los incidentes de seguridad apuntan a una falla fundamental en los modelos de seguridad que se centran exclusivamente en perseguir las amenazas”, dijo Tom Corn, vicepresidente sénior de productos de seguridad de VMware. “AppDefense ofrece un modelo de seguridad basado en la intención que se centra en lo que las aplicaciones deben hacer (el bien conocido) en lugar de lo que hacen los atacantes (el mal conocido). Creemos que hará por el cómputo lo que VMware NSX y la microsegmentación hicieron por la red: habilitar entornos menos privilegiados para aplicaciones críticas”.

Un modelo de seguridad basado en la intención es posible gracias:

  • A un uso creciente de la automatización en el aprovisionamiento de aplicaciones y de infraestructura;
  • Al uso de una estructura de aplicaciones que proporciona vistas más ricas y más autorizadas del estado deseado;
  • A la utilización del aprendizaje automático que proporciona la capacidad de razonar sobre el estado y el comportamiento en grandes poblaciones;
  • Al uso creciente de la virtualización y de la nube, que proporciona un mayor contexto y aislamiento de aplicaciones.

    Aprovechar vSphere le da a AppDefense varias capacidades únicas

    En primer lugar, está en una posición única para ver el rico contexto de las aplicaciones, tanto en el estado en que se ejecutan como en el estado provisto.

    Como segundo lugar, puede aprovechar el hipervisor para crear una zona protegida desde la cual se pueda almacenar el estado deseado y supervisar el comportamiento del tiempo de ejecución.

    En tercer lugar, puede aprovechar vSphere y NSX para automatizar y orquestar la respuesta.

    El resultado es que AppDefense reduce significativamente la superficie de ataque, hace que la identificación de amenazas y la respuesta sean más eficientes y crea un modelo más ágil y amistoso con DevOps para la seguridad.

  • Lea el informe completo aquí