El fabricante chino de teléfonos inteligentes Vivo solicitó a un tribunal indio que anule una decisión de la agencia de delitos financieros del país de congelar sus cuentas bancarias, diciendo que la medida era «mala según la ley» y dañaría las operaciones comerciales.

En una presentación ante el Tribunal Superior de Delhi en la capital, Vivo India dijo que no podría pagar las cuotas y salarios legales, enumeró 10 cuentas bancarias afectadas e indicó que necesitaba hacer pagos mensuales de 28.260 millones de rupias (357 millones de dólares).

La breve audiencia judicial del viernes se produjo después de que Vivo le solicitara a la agencia, la Dirección de Cumplimiento, que le permitiera usar las cuentas.

El tribunal le dio a la agencia hasta el 13 de julio para decidir sobre esa solicitud y fijó su próxima audiencia en esa fecha.

El jueves, la agencia dijo que había bloqueado fondos por 4650 millones de rupias (59 millones de dólares) en 119 cuentas bancarias vinculadas al negocio de Vivo en India y sus asociados, mientras investiga el presunto lavado de dinero por parte del fabricante de teléfonos inteligentes.

La noticia de las redadas de la agencia en Vivo había llevado a la embajada de China en India a pedir un entorno comercial justo para sus empresas, diciendo que las múltiples investigaciones de las empresas dañaron la confianza de las entidades extranjeras.

Vivo ha dicho que estaba cooperando con las autoridades y se comprometió a cumplir plenamente con las leyes indias.

La compañía se encuentra entre los mayores fabricantes de teléfonos inteligentes de la India con una participación de mercado del 15 %, según Counterpoint Research.

El líder del mercado Xiaomi Corp tiene la mayor participación, con un 24 %, mientras que Samsung Electronics de Corea del Sur tiene un 18 %.

Fuente: Reuters