Polestar informó este miércoles que las ventas de sus vehículos eléctricos (EV) se duplicaron con creces durante el primer semestre del 2022 y que sigue en camino de alcanzar su objetivo para todo el año.

Las ventas del fabricante sueco de vehículos eléctricos, fundado por la china Geely y Volvo Cars y ahora una empresa que cotiza en bolsa, aumentaron casi un 125 % a unos 21.000 automóviles en los primeros seis meses del año, frente a 9.510 en el mismo período del año anterior. Como resultado, Polestar reafirmó su objetivo para todo el año de entregar 50.000 vehículos.

“En lo que respecta a la recepción de pedidos, estamos en un camino muy seguro para alcanzar los números que hemos publicado para 2022”, dijo el presidente ejecutivo de Polestar, Thomas Ingenlath, en una entrevista. «Incluso ahora en julio, ya estamos en terreno seguro con eso».

«La gran incertidumbre en el plan son siempre los bloqueos imprevistos de COVID-19», agregó.

Asimismo, en mayo, Polestar recortó su pronóstico de entrega para 2022 en 15.000 unidades, citando los bloqueos por COVID-19 en China. Los bloqueos causaron interrupciones en la cadena de suministro de semiconductores y componentes ampliamente utilizados en vehículos eléctricos.

Polestar vendió alrededor de 29,000 vehículos el año pasado y apunta a un crecimiento diez veces mayor a 290,000 en 2025.

Polestar, que lanzó el automóvil de rendimiento híbrido Polestar 1 de bajo volumen en 2017, todavía planea lanzar el SUV eléctrico Polestar 3 en octubre, indicó Ingenlath. El Polestar 3 se fabricará en la planta de Volvo Cars en Carolina del Sur.

Polestar vende el automóvil Polestar 2 totalmente eléctrico y planea lanzar un nuevo vehículo anualmente durante los próximos tres años. El cupé SUV Polestar 4 está programado para seguir en 2023 y el GT de cuatro puertas Polestar 5 en 2024.

Fuente: Reuters