Nintendo pronosticó este jueves que las ventas anuales de su consola Switch caerán un 11,5%. Esta sería la primera caída para el dispositivo tras su auge en medio de la pandemia.

La compañía nipona espera vender 25,5 millones de unidades en el año comercial que ya inició el 1 de abril. Eso se compararía con los 28,8 millones del año anterior luego de registrar un incremento del 82% en las ganancias operativas a 640,6 mil millones de yenes ($ 5,9 mil millones).

Durante el anuncio de las cifras, el presidente de Nintendo, Shuntaro Furukawa, señaló que la escasez de chips, que ha afectado a los fabricantes de productos tecnológicos a nivel mundial, estaba afectando su producción.

La compañía desarrolladora de videojuegos es conocida por sus pronósticos conservadores que la obligan a realizar revisiones incrementales. En mayo de 2020, en medio del auge de las ventas de juegos en todo el mundo, Nintendo manifestó que las ventas de Switch tanto de hardware y software, serían menores a las registradas en 2019.