Los vendedores en corto de acciones criptográficas han registrado un 126 % de ganancias de mercado este año, superando con creces a los de otros sectores, según la firma financiera y de análisis S3 Partners, en medio de un sentimiento de aversión al riesgo en el mercado.

La recesión en la criptomoneda más grande del mundo, bitcoin, que ha caído a 21,229 dólares desde su récord de 69,000 alcanzado en noviembre, y otros jugadores clave como el operador de intercambio de criptomonedas Coinbase Global ha preparado el escenario para lo que se denomina como el «invierno criptográfico».

Los vendedores en corto, que apuestan por la caída de una acción, tienen un interés corto promedio de 3 mil millones de dólares en el sector, según S3.

En comparación, las ganancias de los vendedores en corto en software y servicios, así como en medios y entretenimiento, fueron de alrededor del 50 % y el 46 % en lo que va de 2022.

Las acciones de Coinbase y del desarrollador de software Microstrategy Inc han caído un 78,6 % y un 69 % en lo que va del año. El interés corto como porcentaje del capital flotante de la empresa fue del 15 % para Coinbase y del 27,5 % para Microstrategy, según S3.

«La venta corta de acciones criptográficas puede seguir siendo una operación rentable», dijeron Ihor Dusaniwsky y Matthew Unterman de S3 Partners. «No se debe culpar a los vendedores en corto por los movimientos a la baja de los precios a corto plazo, pero pueden ser un participante activo en futuros repuntes».

Ha habido 71 millones de dólares en nuevas ventas en corto en acciones criptográficas en lo que va del mes, según S3 Partners.

Fuente: Reuters