Amazon informó a los vendedores estadounidenses el miércoles que pronto les exigirá que revelen el nombre y la dirección de su empresa en su perfil público.

La compañía ya requiere que sus mercados de Europa, Japón y México compartan esta información.

La política podría ayudar a los consumidores y las marcas a rastrear a los vendedores de terceros que sospechan que están vendiendo productos falsificados o inseguros.