Varias regiones de China han suspendido las operaciones de “minado” de criptomonedas a instancias del Gobierno chino, que ha iniciado una campaña contra estas actividades debido a su alto consumo de electricidad, informó este lunes la prensa local.

Según el portal de noticias Sohu, la provincia central de Sichuan -uno de los principales productores de energía hidroeléctrica del país- ha sido la última en emitir una orden para detener esas operaciones, después de que lo hicieran Qinghai (centro-oeste), Mongolia Interior (norte), Yunnan (sur) o Xinjiang (noroeste).

Esas zonas eran atractivas para los “mineros” debido a los bajos costes de la electricidad.

Las autoridades de Sichuan investigaron a 26 empresas dedicadas al “minado” y ordenaron su cierre este domingo, al tiempo que exigieron a los proveedores de electricidad que comprueben esta semana si sus clientes se dedican a esas actividades y, de ser así, desconectarlos de la red.

De todas formas, la campaña de Pekín contra el bitcóin y otras criptomonedas no solo tiene como objetivo ahorrar energía -que escasea en el país este año- sino también reducir las emisiones derivadas de su producción, y también se enmarca en los planes de reducción de riesgos financieros del Gobierno.

El diario hongkonés South China Morning Post apunta que el precio de algunas tarjetas gráficas -componente clave para el “minado”- ha caído hasta a un tercio de su valor anterior tras las últimas medidas del Gobierno chino y de las autoridades regionales.

Los “mineros” chinos controlaban hasta el 65 % de la potencia de computación mundial dedicada al “minado” de bitcóin.

Sohu apunta que quienes poseen servidores de “minado” a pequeña escala en China están tratando de venderlos, mientras que los que habían hecho una inversión más considerable en estas máquinas se están planteando la opción de llevarse sus equipos a otros países, principalmente en Asia Central y Norteamérica.

Con información EFE