Google informó este jueves que su unidad de nube ganó un acuerdo para enviar recursos informáticos y de redes a SpaceX, la compañía privada de desarrollo espacial de Elon Musk, para ayudar a brindar servicios de Internet mediante sus satélites Starlink.

SpaceX instalará estaciones terrestres en los centros de datos de Google en Estados Unidos para conectarse a los satélites Starlink, con el objetivo de brindar un servicio de Internet rápido a las empresas en el segundo semestre del año. Sin embargo, SpaceX quiere expandirse internacionalmente, según una persona con conocimiento del tema.

El acuerdo, que podría durar siete años de acuerdo a la fuente, es una victoria para Google que le ha quitado participación a Amazon y Microsoft en el negocio ‘cloud’ que avanza rápidamente.