La unidad de préstamos de la empresa de criptomonedas Génesis solicitó la protección por bancarrota de Estados Unidos el jueves, adeudando a los acreedores al menos 3.400 millones de dólares, después de ser derrocado por una caída del mercado junto con el exchange FTX y el prestamista BlockFi.

Genesis Global Capital, uno de los mayores criptoprestamistas, congeló los canjes de los clientes el 16 de noviembre después de que el colapso del importante exchange FTX conmocionara a la industria de los criptoactivos, alimentando la preocupación de que otras empresas pudieran implosionar.

Genesis es propiedad de la firma de capital de riesgo Digital Currency Group (DCG).

Su declaración de quiebra es la última de una serie de criptofracasos desencadenados por un colapso del mercado que eliminó alrededor de 1,3 billones de dólares del valor de los tokens criptográficos el año pasado. Si bien Bitcoin se ha recuperado en lo que va de 2023, el impacto del colapso del mercado ha seguido afectando a las empresas del sector altamente interconectado.

La bancarrota «no sorprende a los mercados», dijo Ivan Kachkovski, estratega de divisas y criptomonedas de UBS. «Queda por ver si el efecto en cadena continuará».

«Sin embargo, dado que los fondos ya han estado congelados durante más de dos meses y ninguna otra gran empresa de criptomonedas reportó una debilidad asociada, es probable que el contagio sea limitado».

La unidad de préstamos de Genesis dijo que tenía activos y pasivos en el rango de 1 mil millones a 10 mil millones de dólares, y estimó que tenía más de 100,000 acreedores en su presentación ante el Tribunal de Quiebras de EE.UU. para el Distrito Sur de Nueva York.

Genesis Global Holdco, el grupo matriz de Genesis Global Capital, también se declaró en bancarrota, junto con otra unidad de préstamos, Genesis Asia Pacific.

Genesis Global Holdco dijo en un comunicado que contemplaría una venta potencial, o una transacción relacionada con acciones, para pagar a los acreedores, y que tenía 150 millones de dólares en efectivo para respaldar la reestructuración.

Agregó que los negocios de derivados y comercio al contado, corredor de bolsa y custodia de Genesis no formaban parte del proceso de quiebra y continuarían con sus operaciones de comercio de clientes.

RECLAMACIONES DE ACREEDORES

Genesis le debe a sus 50 mayores acreedores 3.400 millones de dólares, según los cálculos de Reuters a partir de la declaración de quiebra. Su mayor acreedor es el criptoexchange Gemini, al que debe 765,9 millones de dólares. Gemini fue fundada por los pioneros gemelos idénticos de la criptomoneda Cameron y Tyler Winklevoss.

Genesis ya estaba enfrascado en una disputa con Gemini sobre un producto de préstamos criptográficos llamado Earn que las dos empresas ofrecían conjuntamente a los clientes de Gemini.

Los gemelos Winklevoss han dicho que Genesis le debía más de 900 millones de dólares a unos 340.000 inversores de Earn. El 10 de enero, Cameron Winklevoss pidió la destitución de Barry Silbert como director ejecutivo de Digital Currency Group.

Aproximadamente una hora después de la declaración de quiebra, Cameron Winklevoss tuiteó que Silbert y Digital Currency Group seguían negando a los acreedores un trato justo.

«A menos que Barry (Silbert) y DCG entren en razón y hagan una oferta justa a los acreedores, presentaremos una demanda contra Barry y DCG de manera inminente», dijo Winklevoss en su hilo de tuit.

DCG no respondió de inmediato a una solicitud de Reuters de comentarios sobre los tuits.

Bitvavo, el criptoexchange con sede en Ámsterdam, dijo en diciembre que estaba tratando de recuperar 280 millones de euros (302,93 millones de dólares) que le había prestado a Genesis.

Bitvavo dijo en una publicación de blog el viernes que las conversaciones sobre el pago «aún no han llevado a un acuerdo general que funcione para todas las partes involucradas» y que continuaría negociando.

La declaración de quiebra «lleva el proceso de negociaciones a aguas más tranquilas», dijo Bitvavo.

NEGOCIO DE PRÉSTAMOS

Genesis negoció activos digitales para instituciones financieras como fondos de cobertura y administradores de activos y tenía casi 3 mil millones de dólares en préstamos activos totales al final del tercer trimestre, por debajo de los 11,1 mil millones del año anterior, según su sitio web.

El año pasado, Genesis otorgó USD 130,600 millones en criptopréstamos y negoció USD 116,500 millones en activos, según su sitio web.

Sus dos mayores prestatarios fueron Three Arrows Capital, un criptofondo de cobertura con sede en Singapur, y Alameda Research, una empresa comercial estrechamente afiliada a FTX, dijo una fuente a Reuters. Ambos están en proceso de quiebra.

La deuda de Three Arrows con Genesis fue asumida por su empresa matriz Digital Currency Group (DCG), que luego presentó una demanda contra Three Arrows. Las empresas de cartera de DCG también incluyen el administrador de criptoactivos Grayscale y el servicio de noticias CoinDesk.

Los criptoprestamistas, que actuaron como los bancos de facto, crecieron durante la pandemia. Pero a diferencia de los bancos tradicionales, no están obligados a mantener colchones de capital. A principios de este año, un déficit de garantía obligó a algunos prestamistas, y a sus clientes, a asumir grandes pérdidas.

Fuente: Reuters