La provincia Zhejiang (este) de China pretende prohibir que los maestros asignen tareas de completación en aplicaciones de teléfonos celulares en beneficio de la vista de los estudiantes.

Dicha localidad emitió un borrador de reglamento la semana pasada y está buscando comentarios del público. Es una de varias provincias considerando tales medidas, reseñó AP.

Junto con la restricción de asignaciones de tareas basadas en la app, el reglamento de Zhejiang impediría el uso de dispositivos electrónicos un 30 por ciento del tiempo total de enseñanza. Con esta medida reviviría la entrega de tareas a mano en un papel.

Las altas tasas de miopía se atribuyen en parte al uso de la pantalla. Si bien la tasa general de miopía en China es del 31 por ciento, entre los estudiantes de secundaria es del 77 por ciento, mientras que el de los estudiantes universitarios alcanza el 80 por ciento.

Con este reglamento se espera reducir esa cifra al 70 por ciento entre los estudiantes de secundaria superior con una tasa ubicada en 60 por ciento, seguido de los alumnos de primaria que apuntan al 38 por ciento.

Esta orden prohibiría a los estudiantes de primaria y secundaria llevar dispositivos electrónicos a las aulas sin permiso, restringir la cantidad de tareas asignadas e incrementar el tiempo de descanso, deportes y actividades extracurriculares. Además señala que no se debe asignar tarea escrita a los alumnos de primer y segundo grado.

Las autoridades nacionales de educación han publicado una propuesta para evitar que los maestros utilicen las aplicaciones de mensajería WeChat o QQ para enviar tareas y les prohibió a los padres que marquen el trabajo de sus hijos.

El ministerio de educación también pidió solo “en principio” las tareas de papel para los estudiantes de primaria y secundaria.

Este reglamento no busca eliminar por completo a los dispositivos electrónicos de las aulas de clase, ya que aplicaciones de idiomas, especialmente aquellas para aprender la pronunciación inglesa, son muy populares entre los estudiantes, muchos de los cuales son más propensos a poseer smartphones que ordenadores en sus casas.