Una Croacia plagada de suplentes acabó con el sueño mundialista de Islandia al vencerla 2-1 en la última fecha del Grupo D para pasar con pleno de victorias a octavos de final de Rusia-2018, donde se medirá a Dinamarca.

Milan Badelj abrió el marcador para Croacia (53), pero Gylfi Sigurdsson rubricó el empate de penal (75), solo para ver como Ivan Perisic hacía el  2-1 definitivo a los noventa minutos.

Con tres victorias en tres partidos, los croatas pasan como primeros de grupo a octavos, donde les espera Dinamarca, mientras que Argentina, que ganó 2-1 a Nigeria, fue segunda y se medirá a Francia en segunda ronda.

Los ‘Vikingos’ contaron con varias ocasiones para llevarse el partido, pero fallaron demasiado en la definición ante una Croacia sin presión y más eficiente.

Con la primera posición de la llave asegurada, Dalic optó por dar descanso y preservar a sus titulares, dejando de entrada sólo a Luka Modric y Perisic.

Los islandeses vendieron muy cara su partida. Pese a ser superados en principio por los croatas, al saber del 1-0 argentino adelantaron sus líneas. Y en los últimos 10 del primer tiempo tuvieron cuatro clarísimas. Una definición apenas fallida de Alfred Finnbogasson y la figura salvadora de Lovre Kalinic resguardaron el cero.

Los de Zlatko Dalic tomaron ventaja gracias a un derechazo de Milan Badelj en el minuto 53. Islandia fue al frente: Ingason hizo explotar el travesaño de un cabezazo, Bjarnason erró una ocasión increíble.

Llegó el penal de Sigurdsson y la hinchada vikinga enloqueció. Sobre el final, el 2-1 de Argentina los ponía a solo un gol del pase, pero Iván Perisic a los 90, de contra, hizo añicos la ilusión y jugadores e hinchas terminaron frente a frente gritando un “Uh” que no fue de victoria pero sí de orgullo.

La derrota sentenciaba a los nórdicos que en su primer Mundial no pudieron cumplir el sueño de pasar a la fase de eliminatorias, mientras Croacia demostró que tiene un equipo B igual de temible que el A.