La cadena de supermercados más grande de Estados Unidos, Kroger, inició pruebas con vehículos autónomos para la entrega de víveres en las afueras de Phoenix (Arizona).

El proyecto, que se encuentra en fase experimental, arrancó este jueves en un supermercado Frys’s, perteneciente a Kroger, en Scottsdale.

Los pedidos podrán realizarse en línea o a través de una app en el móvil, tanto para entregas el mismo día o al día siguiente, dijo la compañía.

Los envíos se harán en un Toyota Prius autónomo, junto a una persona al volante para supervisar el traslado. Para la segunda fase, que iniciará dentro de unos meses, las distribuciones se realizarán mediante un vehículo totalmente autónomo llamado R1.