En Venezuela es una realidad que muchos jóvenes han emigrado buscando nuevas y mejores oportunidades para mostrar su talento, un talento que si bien aquí en el país en algunos casos ha sido reconocido, las posibilidades de crecimiento se han estancado o simplemente ya no existen.

https://www.youtube.com/channel/UCd0GWe1gj-asW7Wzc-We9HQ

 

Ese es el caso de José A. Araque, un joven que desde pequeño tocaba la batería a toda hora, era su pasatiempo preferido, ya se perfilaba como su oficio de vida y así fue, tanto lo apasionaba que empezó a desarrollarse en ese ámbito, a pesar de que ya estaba estudiando Ingeniería Eléctrica en la Universidad Simón Bolívar.

 

Pronto estaba ya participando en diferentes festivales Intercolegiales y creó una banda que llamó “Sr. Funky”, con ella se presentó en dos de los más importantes eventos de la ciudad: “Alma Mater” festival auspiciado por el Ateneo de Caracas quedando en primer lugar y en el reconocido festival “Nuevas Bandas” cuyos organizadores grabaron un CD con todos los participantes incluyendo una de las bandas más emblemáticas en nuestro país como lo es “Desorden Público”.

 

Sigue creciendo en Venezuela y su nombre sonaba cada día más, así creo un nuevo grupo “Los Automáticos” con el que tuvo innumerables presentaciones hasta grabar un disco llamado 11:11 que actualmente se puede conseguir en Spotify.

 

El año 2005 representó un gran salto en su carrera musical y fue contratado por un artista de reconocida trayectoria, Roque Valero, desde entonces fue su baterista principal, con él vivió una etapa llena de éxitos, presentaciones en vivo, en televisión nacional, giras promocionales, inclusive un disco de platino “Pasajeros en Tránsito” tuvo la oportunidad de vivir y recibir junto al artista durante su estadía en la banda.

 

Así como Roque Valero otros artistas contaron con su talento y pasión por la música, Mariana Vega, ganadora de un Grammy Latino, el ex Menudo Robert Avellanet, Karina, Reinaldo Álvarez y Henry Stephen por nombrar algunos de los más reconocidos con los que José A. Araque tuvo la oportunidad de compartir y generar valor a cada una de sus composiciones.

 

Llegó una etapa de gran importancia en la vida de este joven talento nacional al tomar la decisión de estudiar música de manera académica, quería llegar más alto, quería llevar su conocimiento a otro nivel, fue así como viajó a Nueva York en donde recibió una beca de uno de los más importantes Institutos de la ciudad, el “Collective School of Music”, dos años de aprendizaje, dos años de formación sostenida le permitieron alcanzar un nivel profesional que lo llevaría, un poco más adelante, a cumplir una meta estratégica en su carrera, además de tener la oportunidad de colaborar con renombrados artistas en la escena musical internacional como por ejemplo las cantantes y compositoras Adair Powers y la Lolita De Sola entre otros.

 

Se muda a Miami y hace realidad uno de los proyectos más ambiciosos que se había planteado, monto su propio estudio especializado en grabación remota de batería y percusión “La Oficina Studios” ahí ha realizado varias colaboraciones y recientemente grabó uno de los temas de la película “The Last Rumba” producida por Golden Ceiba, actualmente el post producción.

 

“La Oficina Studios” tiene hoy día una alianza con “Virtual Studio NYC” que produce a nivel mundial, esto le ha permitido dar a conocer aún más sus capacidades y destrezas. En Miami José A. Araque, también es parte de bandas como Los Mancaves, Eclipse Live Band por nombrar algunos.

 

Sin duda la perseverancia y las ganas de hacer lo que realmente le apasiona, ha sido la constante para José A. Araque, ha trabajado para llegar hasta donde está, pero aún falta mucho por recorrer, mucho por aprender y mucho por hacer, un talento venezolano que traspasa fronteras.