Entre las miles de compañías que abastecen a la empresa china Huawei se encuentra una compañía japonesa prácticamente desconocida llamada Taiyo Yuden Co. Cuando el presidente de Estados Unidos, Donald Trump atacó al fabricante tecnológico el 16 de mayo, las acciones de la firma cayeron hasta un 10%, eliminando las ganancias y recompra de acciones de días antes, reseñó Bloomberg.

El director ejecutivo de Taiyo Yuden, Shoichi Tosaka, no se muestra amigable con esto: sostiene que los inversores se equivocaron. En una entrevista en Tokio, explicó que la empresa obtiene menos del 10% de las ventas de Huawei y su compañía podrá reemplazar cualquier pérdida de ingresos fácilmente debido a la escasez crónica. La demanda de sus capacitores (componentes microscópicos encontrados en dispositivos electrónicos) supera el suministro por un margen tal que no tendría ningún problema para encontrar otros compradores.

“Incluso si perdemos los pedidos de Huawei para estaciones base o teléfonos inteligentes, alguien más tendrá que hacerlos y obtendremos ese negocio”, indicó Tosaka. “Las acciones parecen moverse sin conexión con nuestras ganancias”.

También ha creado una compañía que cree que podrá evitar ser víctima en la guerra comercial entre Estados Unidos y China, e impedir los aranceles estadounidenses sobre los productos chinos porque la empresa tiene sitios de fabricación en Malasia, Filipinas, Corea del Sur y Japón, además de China.

Para continuar leyendo haga click aquí