El fabricante de vehículos eléctricos Tesla informó el viernes que un solo módulo de batería provocó que uno de sus autos se incendiara en Shanghái y agregó que revisó la configuración de su vehículo para proteger aún más sus baterías tras una investigación del incidente.

El Tesla Model S fue el coche de la marca estadounidense que se incendió estacionado en la ciudad más grande de China, Shanghái, el 21 de abril.

A través de un comunicado publicado en su cuenta de redes sociales de Weibo, la compañía señaló que el equipo de investigación había realizado una pesquisa y análisis de la batería, el software, los datos de fabricación y la historia del vehículo.

La averiguación no encontró ningún defecto del sistema, y ​​los resultados iniciales muestran que el percance fue causado por un solo módulo de batería ubicado en la parte delantera del vehículo, expresó Tesla.

El fabricante japonés de baterías Panasonic suministra a Tesla celdas de batería, pero no módulos, que son un grupo de celdas unidas.

La empresa revisó la configuración de la carga y la gestión térmica en los vehículos Model S y Model X mediante una actualización de software por aire (OTA), para ayudar a proteger aún más la batería y mejorar la vida útil de la batería, según el comunicado.

Tesla ha dicho que sus vehículos eléctricos son aproximadamente 10 veces menos propensos a sufrir un incendio que los autos que funcionan con gasolina.

Por su parte, el competidor local de Tesla, NIO, dijo el jueves en Weibo que algunos módulos de batería en sus autos también podrían tener problemas de seguridad, y que retiraría cuatro mil 803 unidades después de tres incidentes de incendio en China.