Para nadie es un secreto que la pandemia por la covid 19 cambió la cotidianidad y las formas de trabajo.

Una realidad innegable es que el trabajo remoto a distancia o en aislamiento físico se convirtió en un nuevo estándar cada vez más común en donde nuestros espacios personales y productivos se mezclaron de manera irreversible para muchos.