Un grupo de investigadores de la revista Nature, publicó un estudio donde señalan que el movimiento de las placas tectónicas en la corteza terrestre está tragándose al menos tres veces la cantidad de agua de los océanos.

Los océanos están siempre llenos, sin embargo siempre existen rendijas por donde el agua se escurre hacia las profundidades de la Tierra. Cuando las placas tectónicas del planeta se meten una debajo de la otra, se tragan tres veces más cantidad de agua hacia el interior del planeta.

Una de esas rendijas es la Fosa de las Marianas, ubicada en el noroeste de Guam, el centro de este estudio y donde la proporción es de 4,3 veces la cantidad de agua calculada hasta ahora.

Con estudios de sonido, estimaron que la cantidad de agua se filtra a gran profundidad con las rocas que el desplazamiento sumerge bajo los fondos marinos.

El volumen de agua detectado en esta zona indica más probabilidad de sismos, ya que hay una mayor presencia de lubricación de los espacios entre las placas tectónicas.

El agua bajo la superficie terrestre puede contribuir al desarrollo del magma y puede lubricar las fallas, haciendo que los terremotos sean más probables.

El hallazgo abre nuevas vías para entender el ciclo de aguas profundas de la Tierra, según Donna Shillington, geóloga experta en geofísica marina del Observatorio de la Tierra Lamont-Doherty, en la Universidad de Columbia.

Pese a los resultados, aún faltan más estudios sobre este proceso y sobre la incidencia del agua filtrada y almacenada en los cristales de las rocas en los temblores de tierra.