Un ciberataque del tipo “ransomware” afectó los sistemas operativos del instituto eResearchTechnology, proveedor de software a empresas como IQVIA, AstraZeneca y Bristol Myers Squibb. El asalto provocó retrasos en los ensayos clínicos relacionados con el desarrollo de la vacuna anti COVID-19.