En su afán por lograr la reducción de los desechos electrónicos y la comodidad del consumidor la Unión Europea ha dado un paso más para convertir el cargador USB tipo C en el estándar de carga para todos los equipos electrónicos.

La Comisión de Mercado Interior y Protección del Consumidor ha respaldado este miércoles, con 43 votos a favor y dos en contra, la propuesta de la Comisión Europea sobre la introducción de un mismo cargador para distintos tipos de dispositivos electrónicos.

En concreto, la propuesta revisa la Directiva de equipos radioeléctricos de 2014, con el objetivo de armonizar el puerto de carga y la tecnología de carga rápida, convirtiendo el USB-C en el puerto estándar para todos los teléfonos inteligentes y otros dispositivos electrónicos, como ordenadores, periféricos, cámaras digitales y videoconsolas.

Con ella, se eliminaría la necesidad de los consumidores de disponer de un nuevo cargador cada vez que adquieren un nuevo dispositivo, ya que todos contarían con un puerto USB tipo C, independientemente del fabricante. Y se lograría reducir la huella ambiental vinculada a la producción y eliminación de estos elementos.

No obstante, y aunque se busca que el USB tipo C sea el estándar, no se aplicaría a todos los dispositivos electrónicos, como se señala en un comunicado. Quedarían exentos de su implementación aquellos que son demasiado pequeños para utilizarlo, como es el caso de los relojes inteligentes, los rastreadores de salud y algunos equipos deportivos.

Con Portaltic