Los reguladores antimonopolio de la Unión Europea (UE) están listos para reforzar una investigación sobre Apple, iniciada por Spotify, con nuevas pruebas pero no nuevos cargos, con la esperanza de acelerar el caso, dijeron personas familiarizadas con el asunto.

El año pasado, la Comisión Europea le dijo al fabricante de iPhone que las reglas de su App Store, que requieren que los desarrolladores usen su propio sistema de pago en la aplicación y también les impiden informar a los usuarios sobre otras opciones de compra, distorsiona la competencia en el mercado de transmisión de música.

Apple se encontró en el punto de mira de la Comisión Europea después de que Spotify se quejara de que la compañía tecnológica estadounidense restringió injustamente a sus rivales a su propio servicio de transmisión de música Apple Music en iPhones.

El organismo encargado de hacer cumplir la competencia de la UE expuso sus cargos en el llamado pliego de cargos u hoja de cargos.

Posteriormente, el organismo de control consideró enviar una declaración de objeciones complementaria, indicó a Reuters una persona familiarizada con el asunto a principios de este año.

Dichos documentos generalmente establecen nuevos cargos o cambios a los cargos originales.

Ahora se espera que la Comisión envíe una carta de hechos a Apple, dijeron otras personas familiarizadas con el asunto, y agregaron que aún no había una decisión final.

Una carta de hecho generalmente contiene nuevas pruebas que refuerzan los cargos originales contra las empresas que luego pueden contrarrestar con una presentación por escrito.

Apple, que corre el riesgo de recibir una multa de hasta el 10 % de su facturación global si es declarada culpable de infringir las normas antimonopolio de la UE, no respondió a las solicitudes por correo electrónico ni a las llamadas telefónicas para hacer comentarios.

La empresa recibió otro cargo antimonopolio de la UE en mayo relacionado con su sistema de pago móvil Apple Pay.

Las supuestas prácticas en ambos casos serán ilegales bajo las nuevas reglas tecnológicas de la UE conocidas como la Ley de Mercados Digitales que entrará en vigor el próximo año con sanciones de hasta el 10% de la facturación global de una empresa.

Fuente: Reuters