La Unión Europea (UE) adoptó formalmente este viernes su quinto paquete de sanciones contra Rusia desde la invasión de Ucrania por parte del país el 24 de febrero, que incluye prohibiciones a la importación de carbón, madera, productos químicos y otros productos.

Las medidas también impiden que muchos barcos y camiones rusos accedan a la UE, lo que paraliza aún más el comercio, y prohibirá todas las transacciones con cuatro bancos rusos, incluido VTB.

La prohibición de importar carbón entrará en pleno vigor a partir de la segunda semana de agosto. No se pueden firmar nuevos contratos a partir del viernes, cuando las sanciones se publicarán en el diario oficial de la UE.

Los contratos existentes deberán rescindirse antes de la segunda semana de agosto, lo que significa que Rusia puede continuar recibiendo pagos de la UE por las exportaciones de carbón hasta entonces.

«Estas últimas sanciones se adoptaron tras las atrocidades cometidas por las fuerzas armadas rusas en Bucha y otros lugares bajo la ocupación rusa», dijo en un comunicado el máximo diplomático de la UE, Josep Borrell.

El Kremlin ha dicho que las acusaciones occidentales de que las fuerzas rusas cometieron crímenes de guerra al ejecutar a civiles en la ciudad ucraniana de Bucha fueron una «falsificación monstruosa» destinada a denigrar al ejército ruso.

La Comisión estima que la prohibición del carbón por sí sola tiene un valor de 8.000 millones de euros al año en ingresos perdidos para Rusia. Eso es el doble de lo que la jefa de la Comisión de la UE, Ursula von der Leyen, había dicho el martes.

Además del carbón, las nuevas sanciones de la UE prohíben las importaciones de Rusia de muchas otras materias primas y productos, como madera, caucho, cemento, fertilizantes, productos del mar de alta calidad, como el caviar, y licores, como el vodka, por un valor total estimado en 5.500 millones de euros (5.900 millones de dólares) al año.

La UE también restringió la exportación a Rusia de una serie de productos, incluidos combustible para aviones, computadoras cuánticas, semiconductores avanzados, electrónica de alta gama, software, maquinaria sensible y equipos de transporte, por un valor total de 10.000 millones de euros al año.

Las sanciones también prohíben a las empresas rusas participar en la contratación pública en la UE y amplían las prohibiciones en el uso de criptomonedas que se consideran un medio potencial para eludir las sanciones.

La Comisión dijo que se agregaron otras 217 personas a la lista negra de la UE como parte del nuevo paquete de sanciones, lo que significa que sus activos en la UE se congelarán y estarán sujetos a prohibiciones de viaje en la UE.

La mayoría de ellos son líderes políticos de las regiones separatistas de Luhansk y Donetsk, pero las sanciones también afectaron a importantes empresarios, políticos y militares cercanos al Kremlin.

Con ello, se acerca a 900 el número de personas sancionadas por la UE desde el inicio de la invasión rusa a Ucrania, que Moscú califica de «operación militar especial» para desmilitarizar y «desnazificar» el país.

Fuente: Reuters