La Unión Ciclista Internacional (UCI) manifestó a través de un comunicado que no hubo ningún caso de fraude tecnológico durante el Tour de Francia 2018, donde se coronó campeón el galés Geraint Thomas.

Según el organismo, para detectar un supuesto fraude tecnológico se hicieron dos mil 852 pruebas en base a escaneo magnético, rayos X e imágenes térmicas, las cuales se hicieron antes, durante y después de las etapas.

También se realizaron 164 pruebas en bicicletas al finalizar las etapas, donde se utilizó tecnología rayos X. “Se probaron entre cinco y 10 bicicletas en cada etapa, incluidas las del ganador de la etapa y del maillot amarillo”, aseguró la UCI en el comunicado.

El presidente de la Unión Ciclista Internacional, David Lappartient, afirmó que mediante estas iniciativas buscan eliminar la presunción y demostrar al público y a todos los agentes relacionados con el ciclismo, que este deporte es “creíble”.

“Seguiremos trabajando en este sentido, para garantizar que la reputación positiva del ciclismo esté garantizada”, aseguró Lappartient.