Uber se unirá a las filas de servicios tradicionales de taxi en ciudades de América Latina para permanecer vigente dentro de la región.

La medida ha sido acatada por la popular empresa de movilidad urbana, en respuesta a algunas regulaciones que le impiden continuar operando bajo su esquema original de negocios, dentro de ciudades como Santiago, Medellín y México.