Los sistemas de transporte no convencionales son un negocio que viene en pleno desarrollo en los Estados Unidos. A diario, el negocio genera nuevas alternativas a los usuarios a fin de ofrecer mayor comodidad y calidad de servicio.

Las patinetas eléctricas son una de las opciones que se encuentra en franco ascenso y Lime, precursor y líder en el alquiler de dicho rubro, potenciará su estructura operativa con la puesta en marcha de un ambicioso plan de inyección de capital junto a otras compañías, entre ellas Uber Technologies.

De acuerdo a una nota de la agencia AFP, Lime anunció la nueva inversión de 335 millones de dólares que liderará GV, anteriormente Google Ventures, con fondos adicionales de Alphabet, matriz de Google.

Si bien los detalles de la asociación aún se están finalizando, Uber planea promocionar a Lime en su aplicación móvil y colocar su logotipo en los scooters, según ejecutivos de las dos compañías.

Lime dijo que su servicio, que permite a los clientes alquilar las denominadas scooters dispersas por las ciudades y dejarlas en la acera para que la próxima persona la recoja, está disponible en más de 70 mercados en Estados Unidos y Europa. El nuevo efectivo se destinará a comprar decenas de miles de patinetas eléctricas livianas.

Muchas expectativas ha generado la apuesta en el seno de Lime tal como lo  explicó su confundador y presidente ejecutivo, Toby Sun, “Estos nuevos recursos nos darán la oportunidad de ampliar las operaciones a nivel mundial, el desarrollo de nuevas tecnologías y productos para nuestros consumidores y nuestra infraestructura, así como nuestros equipos”.

No es la primera vez que Uber figura en el negocio, ya que hizo una asociación similar con una startup llamada Jump Bikes, que alquila bicicletas eléctricas, antes de adquirir el negocio por más de 100 millones de dólares en abril.

Su principal rival en Estados Unidos, Lyft, siguió sus pasos con el anuncio, la semana pasada, de la adquisición de Motiva, centrada en el mismo sector.