Uber está siendo demandado por más de 500 mujeres que afirman haber sido agredidas por conductores en la plataforma.

La denuncia , presentada el miércoles, afirma que “mujeres pasajeras en varios estados fueron secuestradas, agredidas sexualmente, maltratadas sexualmente, violadas, encarceladas falsamente, acosadas, acosadas o atacadas de otra manera” por sus conductores de Uber.

El caso fue presentado por abogados de la firma Slater Slater Schulman en el Tribunal Superior del Condado de San Francisco. El bufete de abogados dijo que tiene alrededor de 550 clientes con reclamos contra la empresa, y al menos 150 más están siendo investigados activamente.

“Ya en 2014, Uber se dio cuenta de que sus conductores estaban agrediendo sexualmente y violando a las pasajeras; sin embargo, en los ocho años transcurridos desde entonces, los depredadores sexuales que conducen para Uber han seguido atacando a los pasajeros, incluidos los demandantes cuyos reclamos fueron alegados en la acción de hoy”, afirmó la firma de abogados en un comunicado de prensa.

Un portavoz de Uber no respondió de inmediato a la solicitud de comentarios de CNBC.

La presentación se produce casi dos semanas después de que el gigante de los viajes compartidos publicara su segundo informe de seguridad.

La compañía dijo que recibió 3824 informes de las cinco categorías más graves de agresión sexual en 2019 y 2020, que van desde “besos no consensuales de una parte del cuerpo no sexual” hasta “penetración sexual no consensuada” o violación.

Uber dijo que las agresiones sexuales reportadas disminuyeron en un 38 % desde su informe inicial, que cubría 2017 y 2018. No está claro si hubo un impacto de la pandemia de covid-19, que redujo drásticamente la cantidad de pasajeros durante 2020 y 2021.

“Si bien la compañía ha reconocido esta crisis de agresión sexual en los últimos años, su respuesta real ha sido lenta e inadecuada, con terribles consecuencias”, dijo Adam Slater, socio fundador de Slater Slater Schulman, en un comunicado.

Uber ha introducido una serie de opciones de seguridad en los últimos años, como evaluar a los conductores cuando se registran en la plataforma y una vez al año después de eso. Aún así, la compañía ha sostenido que no se la puede responsabilizar por sus conductores, que se consideran contratistas independientes en lugar de empleados, según la Ley Bloomberg.

Fuente: CNBC