Uber aspira a que todos los automóviles en su aplicación de taxis en Londres sean completamente eléctricos en 2025 y agregará una tarifa antipolución a cada viaje a principios de 2019, indicó Dara Khosrowshahi, presidente ejecutivo de la empresa a periodistas el martes en la capital de Reino Unido.

Khosrowshahi, quien canceló su asistencia a una conferencia saudí después del asesinato del periodista Jamal Khashoggi, también dijo que la compañía esperaba a conocer las respuestas al suceso antes de decidir cómo podría afectar la inversión saudí en una eventual salida a la bolsa.

Tras reportes de prensa de que Uber estaba estudiando la posibilidad de adquirir el grupo británico de repartos de comida Deliveroo, principal ejecutivo de la firma declaró que Uber está muy feliz con su empresa en el sector, Uber Eats, pero que está hablando con muchos actores de todo el mundo.

“¿Ocurrirá algo con Deliveroo? Quién sabe”, señaló.

La compañía estadounidense, en rápida expansión, está tratando de apaciguar a los reguladores en mercados clave como Londres, al tiempo que pone en práctica iniciativas como vehículos ecológicos, junto a la expansión en nuevas áreas antes de una salida a la bolsa.

Después de que un artículo afirmó que Uber quería vender participaciones minoritarias de su negocio de vehículos autónomos Advanced Technologies Group, Khosrowshahi dijo: “Va a ser parte de la familia y la forma de la capitalización es algo a lo que estamos abiertos en última instancia, pero no es algo en lo que estemos centrados en este momento”.

En lo relativo al caso de Khashoggi, a la pregunta de cómo gestionaría Uber inversiones saudíes en su salida a la bolsa, replicó: “Primero queremos conocer los hechos y tomaremos esa decisión sobre cómo avanzamos, sobre cómo captamos dinero en el futuro, cuál es la composición de nuestro consejo después de la salida a la bolsa”.