El tema electoral es uno de los principales focos en la actualidad en Estados Unidos en todo lo referente a redes sociales y empresas informativas y editoriales. Dada la cercanía de las próximas elecciones del Senado norteamericano, la información que circula en internet es punto de honor para las autoridades dados los problemas suscitados en el pasado proceso eleccionario.

Las reiterativas acusaciones por parte del Gobierno de Estados Unidos hacia otros países, en especial Rusia e Irán, tuvieron este miércoles un nuevo episodio cuando la famosa redo social Twitter, divulgó datos acerca de millones de tuits de cuentas sospechosas de estar involucradas en campañas de desinformación.

Twitter publicó el miércoles en su plataforma datos sobre unos 10 millones de tuits, principalmente de Rusia, con los que se buscó tener injerencia en Estados Unidos, y que se remontan a 2009.

La empresa señaló que publicaba datos detallados sobre los esfuerzos de desinformación para permitir a los investigadores obtener más información sobre estas campañas para difundir información falsa.

“En línea con nuestros sólidos principios de transparencia y con el objetivo de mejorar la comprensión de la influencia extranjera y las campañas de información, estamos lanzando los archivos completos de los tuits y medios que están conectados con estas dos operaciones previamente divulgadas y potencialmente respaldadas por el Estado en nuestro servicio”, dijeron la jefa de seguridad de Twitter, Vijaya Gadde, y el jefe de integridad del sitio, Yoel Roth.

“Estamos haciendo estos datos disponibles con el objetivo de fomentar la investigación abierta y el estudio de estos comportamientos para los investigadores y académicos de todo el mundo”, se añade en el parte oficial.

De acuerdo con The Irish Times, el archivo incluye información de 3 mil 841 cuentas asociadas con una “troll farm” del gobierno ruso que, se sospecha, buscó influir en la elección presidencial de Estados Unidos del año 2016.

También se encontraron otras 770 cuentas de Twitter que se remontaban a Irán.

En total, las cuentas expuestas compartieron más de 10 millones de tweets y 2 millones de imágenes y videos, dijo Twitter, antes de ser retirados.

En alerta permanente

Twitter ya había advertido en el pasado su preocupación por la existencia de cuentas dedicadas a desinformar a los usuarios de la red social, mientras que el gobierno de Estados Unidos había pedido a la empresa “ayuda urgente” para desenmascarar a las instancias detrás de las campañas de noticias falsas.

El año pasado, la “red del pajarito azul” prohibió algunas cuentas registradas en Rusia acusadas de desinformar durante la campaña electoral de 2016 en Estados Unidos, y este año reconoció que cientos de cuentas de Rusia e Irán estaban involucradas en esfuerzos de manipulación.

Facebook, otra de las principales plataformas digitales del mundo, ha descubierto intentos similares y ha intensificado sus esfuerzos para frenar la influencia extranjera.

La revelación de estos datos se produce pocas semanas antes de las elecciones al Congreso de los Estados Unidos, que ya son el tema de las campañas de medios sociales rusos y de otros países, según funcionarios de inteligencia estadounidenses.

“La operación rusa fue mucho más hábil”, dijo Ben Nimmo, miembro principal del Laboratorio de Investigación Forense Digital del Atlantic Council, que publicó un análisis detallado de los tweets el miércoles. “Se hicieron pasar por auténticos estadounidenses para convertir a los estadounidenses reales en contra de Hillary Clinton y uno contra el otro”, agregó, refiriéndose al candidato a la elección presidencial Donald Trump.

De acuerdo con Nimmo, la operación iraní fue más torpe e intentó usar los medios sociales para atraer a la gente a los sitios de mensajes pro-régimen.

Los tweets hechos públicos por Twitter insultan o elogian a ciertos candidatos electorales, activistas y otros objetivos influyentes o temas con retórica cargada.

La alerta seguirá, pues Twitter no tiene previsto que estas practicas ilegales estén cerca de terminar, “Está claro que las operaciones de información y el comportamiento falso coordinado no cesarán”, dijo Twitter.

“Este tipo de tácticas han existido por mucho más tiempo que Twitter, se adaptarán y cambiarán a medida que el terreno geopolítico evolucione en todo el mundo y surjan nuevas tecnologías. Por nuestra parte, estamos comprometidos a entender cómo los actores de mala fe usan nuestra servicios”, concluyó la empresa californiana.