Twitter anunció este miércoles que prohibirá los anuncios políticos de pago en su plataforma, lo que incluye tanto campañas electorales de candidatos como aquellas referentes a cuestiones controvertidas políticamente.

A través de un hilo de mensajes en la red social, el consejero delegado de Twitter, Jack Dorsey, anunció la nueva medida, que se implementará a partir del próximo 22 de noviembre, un año antes de los comicios presidenciales en Estados Unidos.

“Hemos tomado la decisión de parar todos los anuncios políticos en Twitter a nivel global. Creemos que los mensajes políticos deben ganarse, no ser comprados”, indicó Dorsey, para luego explicar las razones que obligaron a la empresa a tomar la decisión y aprovechó para criticar a su competidor Facebook.

La prohibición afecta solamente a contenidos de pago, es decir, a los espacios publicitarios que campañas políticas o particulares podían comprar hasta este momento para promocionar sus mensajes, pero en ningún caso limita lo que los usuarios pueden decir en la plataforma.

Foto: Bussiness Insider UK

El CEO de Twitter aseguró que, “aunque la publicidad en internet es increíblemente poderosa y muy efectiva para los anunciantes comerciales”, ese mismo poder conlleva “riesgos significativos” al campo de la política, ya que puede ser usado para “influenciar a votantes y afectar las vidas de millones” de personas.

A su criterio, las campañas deberían lograr notoriedad en la red social mediante retuits y nuevos seguidores, lo que implicaría que sus mensajes logran tracción entre los usuarios, pero no cancelando dinero para llegar a más personas.

El anuncio de Twitter ocurrió en un momento en que su gran rival en las redes sociales, Facebook, ha estado envuelto en una nueva polémica por su decisión de permitir anuncios políticos con contenidos que sean demostrablemente falsos, reseñó EFE.