Twitter comenzó a identificar con etiquetas especiales a gobernantes, diplomáticos y medios estatales dentro de países como China, EE.UU., Reino Unido y Rusia.

La medida que se extenderá próximamente a más países, puede ser sometida a apelación por parte de los entes etiquetados que no estén de acuerdo con la acción.