Un periodista estadounidense de origen sudafricano recomendó a las personas, en especial a sus colegas, dejar de seguir los acontecimientos mundiales a través de Twitter ya que la considera una red social “nociva”.

“Amigos, reporteros, familiares: es hora de que todos los periodistas consideremos desligarnos de lo que sucede a diario en Twitter, la red social más nociva del mundo”, escribió Farhad Manjoo en su columna en The New York Times. 

Pese a su aviso, Manjoo no recomienda a los periodistas dejar por completo a la plataforma tecnológica porque “es imposible en el negocio actual de las noticias”. Solo les invita a publicar menos e investigar más.

Tras unos acontecimientos ocurridos el fin de semana pasado en EE.UU. en el que un grupo de jóvenes estudiantes de Kentucky respaldaban al presidente Donald Trump y “la discusión sobre si habían acosado o no a un anciano nativoestadounidense durante una manifestación en Washington eclipsaron las demás noticias”, señala el texto.

Al principio, señala el periodista, la comunidad en Twitter fue tras los niños de la Escuela Preparatoria Católica de Covington. Después, conforme surgieron más detalles sobre el incidente, una turba fue tras las personas que habían ido tras los niños. “Nadie ganó; al final todo el asunto se trató de poco más que un escándalo partidista y divisorio”.

Luego del hecho en Covington, el autor expresó que “Twitter está afectando al periodismo estadounidense”.

Para Farhad, este incidente muestra la manera en que, “a diario”, el servicio microblogging “sumerge cada vez más a los periodistas en el melodrama tribal, lo cual hace cortocircuito con nuestros mejores instintos y favorece el pensamiento de grupo basado en los bots y las masas. Durante este proceso, se ayuda a aumentar los estereotipos más dañinos de nuestra profesión”.

“En vez de volverlos cronistas curiosos e intelectualmente honestos de los asuntos de la humanidad, Twitter constantemente convierte a muchas personas de los medios —me incluyo— en bots irracionales de la indignación que reaccionan por instinto después de adoptar tal o cual causa llena de etiquetas, misivas presidenciales mal escritas o campañas de información dirigida”, añadió el también escritor.

Según Manjoo, la red social no solo daña la imagen de los medios. “También sesga nuestro periodismo”.

Para seguir leyendo haz click aquí.