Twitter no descarta la posibilidad de añadir un día un botón de «no me gusta» o que permita indicar de algún modo que se está en desacuerdo con un contenido. Así lo admitió Kayvon Beykpour, jefe de producto de Twitter y creador de Periscope, durante una conversación mantenida en la propia red social con otro usuario