Twitter ha identificado en los últimos días una campaña coordinada de odio que ha atajado con la prohibición de los usuarios involucrados, y ha aprovechado este hecho para confirmar que las políticas de moderación no se han cambiado y que el odio sigue sin tener cabida en la plataforma.

Musk anunció la semana pasada la creación de un Consejo de moderación de contenido para que participe en la toma de decisiones importantes en la red social y en el restablecimiento de las cuentas suspendidas de forma permanente.

Junto a este anunció, aseguró que las políticas de moderación de la red social no se habían cambiado, y para ejemplificar este hecho, el responsable de Seguridad e Integridad de Twitter, Yoel Roth, ha compartido las acciones que han realizado en los últimos días.

En concreto, Roth se ha referido a las campañas coordinadas que buscan diseminar el discurso del odio, un tipo de contenida que «no tiene cabida» en plataforma. «Estamos tomando medidas para poner fin a un esfuerzo organizado para hacer que la gente piense que lo hemos hecho», ha matizado el directivo.

Desde que el viernes pasado se conociera que Elon Musk ya era el dueño de Twitter, y hasta este domingo -es decir, unas 48 horas-, la red social ha identificado unas 300 cuentas que se han dedicado a publicar más de 50.000 despectivos de forma repetida con «un insulto en particular».

«Casi todas estas cuentas son no auténticas. Hemos tomado medidas para prohibir a los usuarios involucrados en esta campaña de troleo, y continuaremos trabajando para abordar esto en los próximos días para que Twitter sea seguro y acogedor para todos», ha afirmado el responsable de Seguridad e Integridad.

Con Portaltic