La colombiana TuHabi se convirtió en el primer «unicornio» o empresa de tecnología inmobiliaria del país con una valoración de 1.000 millones de dólares, tras anunciar una nueva ronda de financiación de 200 millones a principios de esta semana.

La compañía es solo la segunda startup colombiana en alcanzar el estatus de “unicornio”, luego de la aplicación de entrega Rappi, que alcanzó una valoración de mil millones de dólares en 2018.

La startup de tecnología inmobiliaria, o proptech, permite a los compradores vender su casa a través de un sitio web y recibir el pago dentro de los 10 días, dijo a Reuters el cofundador Sebastian Noguera.

Agregó que a menudo toma un año y medio en promedio para que los propietarios de viviendas en México y Colombia vendan una casa y reciban el pago. «Así que imagínese, eso hace que vender una casa sea casi imposible».

TuHabi, abreviatura de «Tu Habitacion», compra casas directamente y las vende a través de corredores locales. Debido en parte a la falta de registros de ventas de fácil acceso en México y Colombia, la empresa utiliza un algoritmo para calcular el valor de una vivienda.

TuHabi se fundó en Colombia en 2019 y se expandió a México dos años después luego de una ronda de financiamiento de 100 millones de dólares. En lo que va del año la firma ha comprado dos inmobiliarias mexicanas: Tu Cantón y la matriz de Propiedades.com, Okol.

La startup utilizará la mayoría de sus fondos de la llamada Serie C para enfocarse en su expansión mexicana, dijo Noguera, y comprará principalmente propiedades.

TuHabi enfrenta la competencia en México de la startup Flat.mx, que también compra casas en 10 días o menos.

Noguera indicó que la última ronda de financiamiento estuvo a cargo de SoftBank y la firma estadounidense de capital de riesgo Homebrew, con la participación del mexicano Grupo Financiero Banorte.

Los planes siguen a la publicación de SoftBank de una pérdida récord de 26,2 mil millones de dólares en su brazo de inversión Vision Fund el jueves, ya que el aumento de las tasas de interés y la inestabilidad política causaron un latigazo en las acciones tecnológicas.

Fuente: Reuters