Taiwan Semiconductor Manufacturing Co Ltd (TSMC) informó este miércoles que no tiene planes concretos para las fábricas en Europa, comentarios que se producen en medio de los esfuerzos de la Unión Europea (UE) para alentar a las empresas taiwanesas a fabricar chips.

Con muchas industrias que sufren una escasez mundial de semiconductores, Taiwán y la UE sostuvieron conversaciones comerciales de alto nivel la semana pasada con la cooperación de chips en la parte superior de la agenda. En febrero, la UE dio a conocer la Ley Europea de Chips, y el bloque mencionó a Taiwán como uno de los «socios de ideas afines» con los que a Europa le gustaría trabajar.

TSMC, el fabricante de chips por contrato más grande del mundo y la compañía cotizada más valiosa de Asia, señaló hace un año que estaba en las primeras etapas de revisión de una posible expansión a Alemania, pero parece que no ha habido un progreso sustancial desde entonces.

«En Europa, tenemos relativamente menos clientes, pero aún estamos evaluando y todavía no tenemos planes concretos», dijo el presidente Mark Liu en una reunión anual de accionistas.

TSMC está gastando 12 mil millones de dólares en fábricas de chips en los Estados Unidos y está construyendo una fábrica con Sony Group en Japón para ayudar a aliviar la escasez mundial de chips.

Liu indicó que la compañía estaba experimentando costos más altos de lo estimado para su expansión en Estados Unidos «pero podemos manejarlo«, agregó.

TSMC también dijo que espera un crecimiento de los ingresos de alrededor del 30 % este año, en el extremo superior de un pronóstico anterior, ya que la escasez de chips mantiene los libros de pedidos llenos y los precios altos.

Fuente: Reuters