El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, acusó este martes a la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) de “violaciones a la privacidad”, luego que el pasado viernes informara que había eliminado millones de datos de llamadas telefónicas “por irregularidades” en el sistema que almacena dicha información.

 

“¡Guau! La NSA ha borrado 685 millones de llamadas telefónicas y mensajes de texto. ¿Violaciones a la privacidad? Ellos echan la culpa a irregularidades técnicas. Vaya vergüenza. ¡La Caza de Brujas sigue!”, escribió el jefe de Estado en Twitter.

Trump reaccionaba así, con cuatro días de retraso, al anuncio realizado el viernes por la NSA de que en mayo pasado comenzó a borrar “todos los archivos con detalles de llamadas” telefónicas que había acumulado desde 2015.

La práctica de la agencia estadounidense de recolectar regularmente los datos de llamadas telefónicas y comunicaciones en internet en el país y el extranjero se hizo pública en 2013, gracias a las filtraciones del ex espía Edward Snowden.

A través de un comunicado, la NSA señaló el pasado viernes que, hace varios meses, sus analistas “detectaron irregularidades técnicas en algunos datos que habían recibido de proveedores de servicios de telecomunicaciones”, que provocaron que el organismo obtuviera algunos datos “que no estaba autorizada a recibir”.

“Dado que era impracticable identificar y aislar los datos recibidos según los protocolos adecuados, la NSA decidió que no debía usar ninguno de los detalles sobre las llamadas” y optó por “borrarlos” todos, indicó la nota.