Rosabel Meleán

Estudios recientes realizados por  la empresa de ciberseguridad Threat Fabric arrojaron como resultados una serie de troyanos bancarios disponibles en Google Play Store, donde hasta los momentos han tenido más de 300 mil instalaciones en países como España o Portugal.

 La investigación reveló una campaña de ‘droppers’, un tipo de aplicación diseñada para instalar un ‘malware’ en un equipo infectado, en este caso, un troyano bancario.  Al parecer, los ‘droopers’ son difíciles de detectar por los sistemas automáticos porque tienen una “huella maliciosa muy pequeña” y porque la instalación manual del troyano solo se realizaba en caso de que los ciberdelincuentes detrás de la ‘app’ quisieran llegar a más víctimas en una región determinada.

Los ‘droppers’ se hacían pasar por aplicaciones como lectores de códigos QR o de documentos PDF, o incluso de aplicaciones de actividad física, y estaban disponibles en la tienda Google Play Store, donde han pasado desapercibidas en parte por los cambios introducidos en la propia plataforma.

Con Portaltic