El organismo de control de la competencia de Australia informó este viernes que la unidad de Google de Alphabet Inc recibió la orden del Tribunal Federal del país de pagar 60 millones de dólares australianos (42,7 millones de dólares) en multas por engañar a los usuarios en la recopilación de sus datos de ubicación personal.

El tribunal determinó que Google engañó a algunos clientes sobre los datos de ubicación personal recopilados a través de sus dispositivos móviles Android entre enero de 2017 y diciembre de 2018.

Google engañó a los usuarios haciéndoles creer que la configuración del «historial de ubicación» en sus teléfonos Android era la única forma en que podía recopilar datos de ubicación, cuando una función para monitorear la actividad web y de las aplicaciones también permitía la recopilación y el almacenamiento de datos locales, aseguró la Comisión Australiana de Competencia y Consumidores (ACCC).

El organismo de control, que estima que 1,3 millones de usuarios de cuentas de Google en Australia pueden haberse visto afectados, inició los procedimientos contra la empresa y su unidad local en octubre de 2019.

Google tomó medidas correctivas en 2018, indicó el regulador.

En un comunicado enviado por correo electrónico, Google dijo que había resuelto el asunto y agregó que ha hecho que la información de ubicación sea simple de administrar y fácil de entender.

El gigante de los motores de búsqueda se ha visto envuelto en acciones legales en Australia durante el año pasado cuando el gobierno reflexionó y aprobó una ley para hacer que Google y Meta Platforms, propietaria de  Facebook, paguen a las empresas de medios por el contenido de sus plataformas.

Fuente: Reuters